Los cambios en la empresa
2 agosto, 2021

¿Cómo transitar el cambio/ transformación en la empresa?

Iniciar el camino de la propia empresa es sobre todo, un camino de valentía, es animarse a dar eso que cada persona siente y sabe que tiene para ofrecer. En un mundo en donde la certeza está más valorada que la incertidumbre no cualquiera decide dar paso hacia lo desconocido. Porque emprender es eso, ir hacia lo desconocido.

BeeCom surgió como idea probable a fines del 2018 y medio año después dos personas, tomando una cerveza en un bar de la capital tucumana, charlaban sobre la incomodidad de su comodidad. Trabajos estables, rutinas, tareas que no tenían que ver con sus pasiones… 

Ya en el 2018 habían surgido los primeros clientes de BeeCom y en el 2019, en esa cervecería, se formalizó el servicio. Primero se trató de dos personas manejando redes sociales y con el tiempo nos convertimos en un equipo integral: fotógrafo, diseñadora y programadora web. Los clientes se siguieron sumando y así llegamos a cumplir el primer año de vida.

Hasta ahí todo había sido un camino acelerado y en subida. Todo parecía estable y claro… y como siempre en la vida, surgieron cambios. ¿Qué tipo de cambios? Uno de los fundadores se fue de la empresa y unos meses después el equipo comenzó a mutar. Ahora se trataba de una sola persona a la cabeza, con entrevistas laborales por delante y  clientes que sentían cierta ausencia de una parte del equipo. Es que era una realidad, la mitad del sostén de BeeCom ya no estaba. ¿Qué fue lo primero que pasó? CAOS.

Caos porque ya nada era como había sido en un inicio y además iniciaba la pandemia mundial que nos dejaba a todos en un contexto aún más movilizado.

Y de eso se trata este artículo.

¿Cómo transitar cambios tan profundos en una empresa sin morir en el intento? 

En el caso de BeeCom podemos hablar de 3 pilares fundamentales que dieron vida a un nuevo equipo, a un nuevo propósito…en fin,  a una nueva empresa

1. Motivación:

La conexión con el propósito inicial es la base de cualquier crecimiento. Si no hay una idea concreta de a dónde se quiere llegar, muy difícilmente el equipo pueda comprometerse con roles, tareas y objetivos. Si estamos hablando de un contexto en el que eso que era seguro ya no está, es muy importante recordar el por qué de la existencia de la empresa. Imaginar esa realidad que se quiere crear y pensar en los beneficios de accionar y de estar al servicio, son aliados estratégicos para motivar y comprometer a los involucrados.

2. Participación:

 ¿Y dónde se pone en juego esa motivación? Bueno, en los espacios de encuentro. Podríamos diferenciar los tipos de espacios que recomendamos:

  • Reuniones creativas: cada integrante aporta ideas más allá de la pertinencia. La famosa “Brainstorm” o lluvia de ideas tiene lugar aquí.
  • Reuniones organizativas: éstas posibilitan el establecimiento de cronogramas de trabajo, claridad en las tareas y objetivos a cumplir. También permite que los participantes dialoguen sobre las implicancias de cada área y se entable una comunicación más fluida que resulta en eficiencia. 
  • Reuniones de esparcimiento: un equipo que se divierte, que disfruta, que ríe, es un equipo enérgico, habilitado a crear desde el relax y no desde la presión.

3. Flexibilidad:

Cuando las bases de lo que nos funda como empresa se ven modificadas o en juego, es importante admitir que la forma de accionar hasta ahora puede que ya no sea 100% aplicable al nuevo contexto. La dificultad aquí, radica justamente en la falta de certeza de la funcionalidad de los nuevos modelos. Un gran aliado para esta instancia es recurrir a un especialista.

Por ejemplo: nuestra empresa se vio afectada positivamente por la pandemia, entonces comenzamos a recibir una demanda exponencial de nuestros servicios y justamente el cambio impactó en el área comercial. ¿Solución posible? Contratar a alguien que reemplace a quien se había ido…sí, ese hubiera sido el camino rápido. 

Sin embargo la separación de áreas y la ausencia del encargado de ventas plantearon una posibilidad nueva: cambiar el modelo de ventas, cambiar el perfil de clientes que queríamos. Sobre todo porque vimos un nicho por explorar que ninguna otra empresa de nuestro rubro abarcaba hasta entonces.

Ahí aparece primero la aceptación de que las cosas ya no son como eran, luego la necesidad de estructurar los cambios y generar claridad hacia el nuevo rumbo y por último la responsabilidad de aliarnos con gente que tiene herramientas aplicables al nuevo modelo ¿o acaso tenemos que saberlo todo siempre?

Éstas son las tres llaves que nos abrieron la puerta a un nuevo mercado, con nuevas herramientas y perspectivas más fieles al nuevo equipo que, lejos de reducirse, amplió sus capacidades y se sumaron área contable, socios, gerencia y el área de recursos humanos. En todo momento se trató de la fuerza del grupo al servicio de clientes que nos necesitaran, con una única certeza: “el cambio es inevitable, lo que importa es cómo lo atravesamos”

Tu empresa ¿atravesó algún cambio? o ¿está atravesándolo y nos sabes cómo sostenerlo? Te invitamos a chequear cómo están estos tres puntos en tu equipo y si crees que llegó la hora de profesionalizar el acompañamiento, con gusto te guiamos en ese camino.

¡Éxitos!

“el cambio es inevitable, lo que importa es cómo lo atravesamos”.

Calendario

septiembre 2021
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Subscribete